Armando un rompecabezas de la historia del centro de salud

El taller de estimulación temprana de la memoria se lleva a cabo los días martes de 9:00 a 11:00 hs. en el garaje del centro de salud. Pensado como un espacio de contención social para los adultos mayores, en cada encuentro las coordinadoras, Lic. Lidia Camejo y Ps. Paola Facello, proponen temáticas que convocan a ejercitar la memoria a través de los relatos, el diálogo, y la imaginación de los talleristas.

DSC_1363Como consigna del día se les preguntó a los participantes del taller si recordaban algo de los inicios del CRR. Cada uno de los presentes aportó sus historias y ese fue el comienzo para situarnos a mediados del siglo XX. De esta manera, se pudieron recuperar detalles relevantes de esa época: que existió un concurso del “niño sano”, donde se entregaba un diploma a los padres que cumplían con los controles sanitarios de sus hijos; que Ernesto, uno de los asistentes del taller, en el año 1945 llegó con su familia de María Grande y recuerda que concurría a una escuela cerca del centro, que era una sala chiquita; que Amalia hace 34 años asistió por primera vez a atenderse ahí, y que lo hacía con su hija; también Ernesto recuerda a la escuela Las Heras como uno de los lugares destacados de la zona y sobre todo el entonces popular almacén de José Gazzano, quien donó el terreno para la construcción del centro de salud.

DSC_1366Todos los participantes colaboraron en la reconstrucción de esa época: se recordaron nombres de médicos que asistían en la atención de los pobladores de la zona de los Corrales, la actividad comercial relacionada al almacén de Gazzano, la escuela como principal centro educativo, nombres de personas que han vivido toda su vida en el barrio; cómo los inmigrantes empezaron a poblar las tierras que el Estado les proveía; el cambio de lugar de los volantes en los autos y cómo con anterioridad se indicaba con carteles esta modificación.

Una suma de recuerdos que terminaron con risas y picardía de los talleristas, hasta finalizar con las historias escondidas en la famosa pista de baile “Los Olivos”, allá por la década del 50.

Tagged . Bookmark the permalink.

Comments are closed.