Quién fue Oñativia?

Arturo Oñativia 1914-1985

Arturo Oñativia 1914-1985

Arturo Oñativia nació en Salta el 16 de abril de 1914, donde cursó primaria y secundaria. Luego, realizó sus estudios universitarios en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Buenos Aires, diplomándose como Doctor en Medicina en 1940. Desde esa fecha comenzó a ocupar diferentes cargos en reconocidas instituciones públicas. Por ejemplo, en el Hospital Alvear, en el Rivadavia y en la Facultad de Medicina. En estos lugares supo desempeñar su trabajo como médico endocrinólogo, su interés por la investigación y su capacidad como docente. Estas tres actividades que llevaba a cabo supieron afianzar mucho más su vocación siempre en pos de mejorar la salud de la población.

Luego de varios años trabajando en diferentes instituciones de salud en la provincia de Buenos Aires, Oñativia decide volver a su provincia natal. Es allí donde comienza a trabajar en el funcionamiento del Instituto del Bocio y el de Endocrinología (inaugurado en febrero de 1958), logrando una labor ejemplar en disminución el bocio endémico en el país. Sobre todo en la zona del Noroeste Andino de la Argentina, donde se señalaban niveles altísimos que afectaban de manera definitiva el desarrollo intelectual de las personas.

Por supuesto que más allá del trabajo en su profesión y especialización, el Dr. Oñativia también se destacó en su intervención en la política de nuestro país.

Su reconocido nombre estuvo asociado, entre otros cargos de menor envergadura pero no por ello menos importante, al Gobierno del Dr. Arturo Illia. Fue durante su gestión que fue llamado a ejercer el cargo de Ministro de Asistencia Social y Salud Pública de la Nación. En su período como funcionario público siguió con su interés de la erradicación del cretinismo bocioso. Es por ello que promulga la Ley 17259, fundamentada en estudios realizados en diferentes provincias de nuestro país.

Además, impulsó también la Ley de Reforma del Sistema Hospitalario Nacional y de Hospitales de la Comunidad, como así también la creación del Servicio Nacional de Agua Potable, que garantizaba la provisión de la misma a las comunidades rurales.

Debemos destacar también la promulgación, en 1964, de la ley de Medicamentos (16.462), conocida como la ley Oñativia donde se establecía una política de precios y de control de medicamentos y receta según medicamento genérico. Es decir, se le daba al medicamento un carácter de “bien social” al servicio de la Salud Pública y de la Sociedad. Fue una ley que trajo muchas controversias por presiones de compañías multinacionales e intereses extranjeros, por lo que fue derogada inmediatamente tras la caída del gobierno de Illia, en 1966.

Frente a esto, Oñativia decide regresar a su provincia natal a pesar de la insistencia de sus colegas para seguir trabajando en Buenos Aires.

Aún cuando su paso por la política le trajo consecuencias para su trabajo futuro, su carácter persistente en pos de sus objetivos en el campo de la salud le dieron las energías suficientes para no dar marcha atrás. Frente a los problemas de desnutrición que asolaban al Noroeste creó el Instituto de Investigación en Enfermedades Nutricionales, la carrera de Licenciatura en Nutrición y de Enfermería Universitaria.

Como docente, fue profesor titular de la Cátedra de Problemas Socioeconómicos de la Región del Noroeste Andino y presidió la Comisión de Factibilidad de la Universidad de Salta.

Además de sus innumerables trabajos en el campo de la investigación científica, donde además se había ganado el respeto de sus colegas, fue miembro de la Academia Nacional de Medicina y de la Academia de Medicina de Córdoba.

Falleció el 1 de abril de 1985.

Fuente: www.cancerteam.com.ar

Comments are closed.