Día internacional de la Hepatitis

higadoEl 28 de julio, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció la conmemoración del Día Internacional de la Hepatitis. Entre los objetivos que se plantean es que las poblaciones mundiales tomen conciencia de este tipo de enfermedad, sus consecuencias y proveer mayor información para un mejor conocimiento sobre la misma.

Primeramente la hepatitis es una enfermedad de inflamación del hígado. Si bien existen hepatitis de orígenes tumorales, medicamentosas, tuberculosas, alcohólicas, etc., en las que se trata de focalizar es en la tipo viral. Como lo señala la Dra. Alejandra Farías, médica clínica del centro de salud, hepatitis hay de muchos tipos. Las más comunes son la A, B, C, D y E, siendo la primera la más común entre las personas; y la de tipo B la de mayor preocupación por tratarse de una enfermedad de transmisión sexual y, junto a la de tipo C, tener consecuencias graves como cáncer hepático o cirrosis.

La hepatitis A, indica la Dra. Farías, es la más conocida por su forma de transmisión: boca, mano y ano. Es la más común entre los chicos ya que suelen estar en espacios que comparten con otros chicos, o ingieren alimentos con las manos sucias o pueden ir a baños con una limpieza ineficiente. Además sostiene que “es la que todos tenemos, algunos presentan los síntomas y otros no. Pero gracias a la vacunación ésta ha disminuido en su presentación clínica. Sin embargo, hay que tener en cuenta que puede ser fulminante en las embarazadas. A partir de que se conoce esto, se incluyó la vacuna en el plan nacional de vacunación. Todos los niños, a partir del año, deben tener la vacuna para la hepatitis A.”

Dra. Alejandra FaríasCon respecto a los síntomas, estos pueden verse como algo general: fiebre, inapetencia, malestar estomacal, o lo más clásico es un síndrome gripal que no desaparece. También puede haber, o no, piel de color amarillenta, dolor abdominal, orina oscura y materia fecal de color blanca.

Como sostiene Farías, con respecto al tratamiento, es recomendable ingerir alimentos saludables para no darle mayor trabajo al hígado que “ya está inflamado por un virus. No hay en sí un tratamiento específico, más que una alimentación que no moleste a ese hígado enfermo. Es decir, hay un tratamiento ‘sintomático’ con antifebriles, analgésicos, dieta saludable, reposo.

Ante cualquier consulta, acércate al centro de salud.